Quebrado como un plato.

Quebrado como un plato
quebrado de deseos, nostalgias, sueños
yo soy este que quiere a fulana el día trece de cada mes
y este que llora por la otra y por aquella
cada vez que las recuerda.
¡Qué deseo de hembras maduras y mujeres tiernas!
Mi brazo derecho quiere una cintura
y mi brazo izquierdo una cabeza.
Mi boca quiere morder y secar lágrimas.
Voy del placer a la ternura
en la casa del loco
encendiendo velas
y quemando mis dedos como copal
cantando con el pecho una rara canción obscura.
Estoy perdido y quebrado
y no tengo nada ni a nadie
ni puedo hablar ni sirve.
Solo puedo moverme en las horas
luminosas que caen las cenizas
y me dan mi colación
de piedras y sombras.

Jaime Sabines.

No hay comentarios.:


Armando Guerrero, Oaxaca, México.